Kakebo, el método japonés para ahorrar dinero

Ahorrar dinero puede parecer difícil, pero no tiene por qué serlo. Si tomas la decisión de gastar sabiamente y haces uso de tu disciplina, verás como tus finanzas empiezan a fluir y le das un descanso a tu bolsillo. Existen muchas herramientas para lograrlo, pero sí de formas de ahorrar dinero se trata, el método japonés Kakebo, creado hace más de cien años, es uno de los más efectivos.

¡Manos a la obra!

Alista una libreta, lápices de colores y toda tu fuerza de voluntad; son los únicos materiales
necesarios para desarrollar tu Kakebo o libro de cuentas del hogar. ¿Ya los tienes? Empecemos.

  1. Organiza tu libreta: categoriza
    Elige la periodicidad con la que completarás el libro, ya sea diario o semanal, y apunta tus objetivos de ahorro (¿en qué usarás el dinero que reúnas?), tus ingresos (¿cuánto dinero ganas o recibes?) y tus gastos (esenciales: dinero que tienes que pagar de forma fija; ocio: monto que usas para diversión, como compras, gimnasio o restaurantes; extras: gastos imprevistos, como regalos o urgencias).

    Siéntete libre de asignar las categorías de gastos que consideres, la idea es que represente tu realidad y sepas donde incluir cada monto gastado. Recuerda, además, que el resultado de la resta de tus ingresos con los gastos, es el dinero con que el cuentas para ahorrar.

    Las preguntas clave para esta forma de ahorrar dinero son:

    ¿De cuánto dinero dispongo mes tras mes?
    ¿Cuánto me gustaría ahorrar?
    ¿Cuánto estoy gastando?
    ¿Cómo puedo mejorar?

  2. Suma los gastos y evalúa
    Cada semana suma lo que has gastado y, de forma consciente, evalúa y toma decisiones. Revisa cuál categoría representa tu mayor fuga de dinero y si puedes prescindir de gastos que no sean fundamentales. Por ejemplo, si estás gastando dinero en café, puedes intentar prepararlo en casa. No hay gastos insignificantes, si los controlas verás cómo tu categoría de ahorro empieza a crecer.
  3. Compara avances
    Con el método Kakebo podría ahorrarse hasta un 35% de los ingresos, siempre y cuando el seguimiento de los gastos se haga de forma minuciosa. Por esto, es importante que cada mes compares tu avance con relación al anterior y realices cambios -si es necesario- para que estés alineado con tus objetivos de ahorro.

De esta manera, no se trata de controlar excesivamente lo que gastas, se trata de hacerte consciente del uso que le das al dinero y mejorar así tus finanzas, lo que llevará a que tu capacidad de ahorro fijo también mejore.

Si sientes que para ti es imposible ahorrar porque las deudas no te dan cabida, en Asesoría Deudores te ayudamos para que tengas un nuevo inicio y tus finanzas dejen de ser un dolor de cabeza.